La diferencia fundamental entre el oro y el Bitcoin

oro criptomonedasHay mucha gente que dice que el oro y el Bitcoin son prácticamente iguales y que ambos cumplen con todos los requisitos para ser una moneda de mercado perfecta.

Los defensores del capitalismo, libertarios, liberales, anarcocapitalistas, o llamémoslos como queramos, defienden el Bitcoin porque supuestamente esta divisa cumple con todas las propiedades del oro físico y, por tanto, es una divisa que sirve como medio de pago, unidad de cuenta y reserva de valor.

No digo que no cumpla con esas propiedades, al menos temporalmente, pero de ninguna manera puede ser el Bitcoin igual al oro, ni de lejos.

De hecho, ambas “divisas” están en las antípodas.

Voy a citar un excelente artículo de hace ya 5 años – imagínate que hubieras invertido en Bitcoin ahí –  de oroyfinanzas por Alex Preukschat.

En el mismo el autor nos enumera las similitudes de ambas divisas, y como las mismas cumplen con todas las propiedades para ser moneda legítima.

Para ello utilizó las propiedades que Aristóteles enumeró para poder considerar dinero a algún activo: escasez, durabilidad, homogeneidad, divisibilidad, transporte, almacenamiento, dificultad para falsificar.

Voy a empezar del final para atrás, porque evidentemente, el punto crítico se halla en el tema de la “escasez”; punto que el oro cumple y Bitcoin no, aunque eso es algo que la gente no ve fácilmente, y mucho menos con la campaña inmensa que hay para promocionar la misma y al dinero digital. Campaña que tiene detrás un interés muy específico por parte de la élite mundial, que sí sabe perfectamente que lo que es la moneda digital, pero que por razones obvias no puede proclamar cara a las masas.

Propiedades del dinero: oro y Bitcoin

Bien. Vamos allá.

Difícil de falsificar

Ya sabemos lo difícil que es de falsificar el oro, sobre todo para engañar a la gente que está acostumbrada a trabajar con él.

En el pasado, cuando era más común su uso, era casi imposible engañar a la gente.

Hoy en día, si alguien nunca lo ha visto en forma pura es algo más fácil engañar, pero aún así, digamos que entre gente con experiencia es casi imposible de que lo tengan éxito.

El Bitcoin se supone que está totalmente protegido contra las falsificaciones debido a la tecnología de “blockchain” o “cadena de transacciones”.

Con este blockchain se supone que las operaciones no se pueden replicar y que cada Bitcoin “conoce” a la otra, con lo que no puede haber duplicados.

Bien, si eres un poco perspicaz te puedes dar cuenta del extremo peligro que ello conlleva y que es una de las características fundamentales de Caballo de Troya del Bitcoin y la “divisa digital” en general.

Esta cadena hace que no se puedan falsificar, cierto, pero lo que tienes que dar a cambio de esa seguridad es la completa renuncia a la privacidad, pues todas y cada una de las transacciones y Bitcoins de la red están “unidas” a las otras, y por tanto son total y absolutamente trackeables.

Esto es, obviamente, el arma perfecta para el futuro control totalitario de la economía.

Pero esto no te lo dicen, claro.

Luego te vienen con estupideces como “hackeos” y cosas así, con la desaparición de miles de Bitcoins en tal o cual broker, algo que, en teoría, debería ser imposible, porque las Bitcoins están “encadenadas”, ¿no?

Claro, el problema aquí es que dichos “hackeos” son otra cosa.

Pero dejo este tema y sigo con lo el de la validez como divisa.

Almacenamiento

El oro es, evidentemente, almacenable y además, al no corroerse lo puede ser durante tiempo indefinido sin que pierda el más mínimo valor.

El coste de almacenar oro, sobre todo grandes cantidades, es alto, obviamente. Hace falta un almacén y la capacidad de vigilarlo día y noche.

El Bitcoin se supone que es almacenado de manera descentralizada con encriptamiento y copias de seguridad y según los expertos esas medidas hacen que el sistema sea seguro.

Que se lo pregunten a los que han sido hackeados.

Facilidad de transporte

El oro físico se puede transportar relativamente bien si es en cantidades pequeñas, pero la cosa cambia si aumentan las cantidades. A mayor cantidad mayor costo.

Ahora, la propiedad la cumple perfectamente: el oro es transportable.

¿El Bitcoin?

Según los expertos es el mejor dinero del mundo para transportar pues con un solo click podemos enviar una de estas monedas al otro lado del mundo, lo que con el oro o cualquier otra cosa física tardaríamos horas como mínimo.

Esto es verdad, pero el oro no te lo podían hackear (robar) desde China, sino tenía que ser en persona.

Toda “ventaja” tiene su inconveniente, como no podía ser de otra manera en el mundo de la dualidad.

Divisivilidad

El oro es perfectamente divisible, de hecho mucho más de lo que nos imaginamos, pues podríamos dividirlo en cantidades muy pequeñas si quisiéramos. Como siempre, al estar en el mundo físico, estos procesos tienen un coste.

El Bitcoin se puede dividir por 100.000.000, con lo que con 21 millones de Bitcoins en el mundo vemos que podemos tener 2.100.000.000 de piezas de Bitcoin para comerciar, lo cual no está mal. De acuerdo.

Homogeneidad

El oro es homogéneo en el mundo.

No es que un oro sea peor que otro, pues el mismo está formado de la misma manera y da igual si lo sacamos en Marruecos o en Chile.

El Bitcoin también tiene la misma propiedad, pues todos los Bitcoins son idénticos entre sí. De hecho, el oro sí podemos darle diferentes formas, pero Bitcoin solo tiene “una forma”.

Ahora bien, este tema de la homogeneidad es, crítico para entender que Bitcoin no puede compararse al oro, pues dicha propiedad es en realidad la “némesis del oro”.

Durabilidad

¿Hace falta que comente sobre la durabilidad el oro físico?

Es fácil de comprender que el oro físico durará hasta lo que dure este mundo.

El Bitcoin también es duradero. Tanto y cuanto dure el mundo digital en el que está basado. Si hay una crisis apocalíptica y el sistema de ordenadores mundial muere, con él muere Bitcoin, obviamente.

Escasez

Bien, aquí viene el meollo de la cuestión.

El oro ya sabemos que es un metal escaso, limitado hasta cierto punto dependiendo de las reservas de la Tierra.

La producción anual del mismo no es sino una ínfima parte del que hay en circulación lo que hace que el mismo tampoco sea “depreciado”. Además si tenemos en cuenta el “oro escondido” que hay en el mundo, dicha producción anual es casi insignificante.

Según los expertos el Bitcoin también es escaso porque solo se pueden producir 21 millones hasta el 2040, aumentando su producción mediante minería de tal manera que se llegue al tope más o menos en el 2040.

Esta limitación de la producción del Bitcoin la voy a dar por buena, a pesar de que esto daría para otro debate bien largo, porque dudo realmente que no dicha “minería” no se pueda “hackear”.

Pero para hacer un favor a los lectores, vamos a darlo por bueno.

El verdadero problema de la escasez del Bitcoin es otro, y es uno muy grande. De hecho tan grande que hace que todo el debate de comparación entre el oro y el Bitcoin sea nulo.

¿Por qué?

Por una sencilla razón.

El oro es único y no se puede crear ninguna copia del mismo.

El oro es el que es y el que hay.

Podemos recurrir a otros sustitutivos potenciales, como plata, platino, cobre, sal, latón o lo que quieras, pero como puedes comprender se trata de otros activos diferentes, todos y cada uno de ellos con propiedades inferiores que el oro como divisas.

Es decir, el oro es único y solo un Dios lo puede crear.

¿Cumple con ese criterio el Bitcoin?

No lo cumple porque a diferencia del oro se puede crear cantidades infinitas de otras divisas digitales con propiedades al menos tan buenas como la de Bitcoin.

Es decir, podemos crear miles de criptodivisas prácticamente iguales, tal y como ha ocurrido los últimos años.

Esto último no acaba aquí, pues como he dicho no hay límite “físico” (digital) para crear 100 o 10.000 mil millones de criptomonedas iguales que Bitcoin con el nombre de Xcoin, Ycoin, Z44coin, etcétera.

¿Entiendes lo que estoy diciendo?

No se puede copiar el oro ni crear nada parecido.

Se pueden crear cantidades ilimitadas de divisas iguales (o mejores, ojo) que Bitcoin.

¿Por qué se defiende de manera fanática que el Bitcoin es tan bueno?

El Bitcoin, y el universo digital de divisas blockchain fue creado con un objetivo: preparar el terreno para el futuro sistema totalitario de control mundial, el cual requiere de una divisa tipo “cadena” (si entiendes lo que expliqué sobre el concepto antes lo “verás” claramente). Una vez que todas las transacciones estén “encadenadas”, serán totalmente trackeables.

La élite creadora de dicho sistema blockchain ha promovido su uso de manera masiva de tal manera que por repetir dichas “propiedades” de descentralización, escasez, quinientas mil millones de veces en todos los rincones de la web, las masas del mundo las dan por buenas y repiten los mantras como loros.

Pero no, el blockchain es esencialmente un sistema opuesto a la descentralización.

Una cosa es que podamos hacer dinero con Bitcoin especulando estos años; y de hecho algunos lo han conseguido.

Desde el punto de vista temporal el Bitcoin está “funcionando”, al menos a corto plazo. De ahí que muchos piensen que eso va a ser así para siempre.

Nadie ha dicho que no sirva de momento. De hecho puede que compres ahora y ganes mucho si el precio se dispara a los 80.000 dólares – siempre que no seas “hackeado”, claro. Pero eventualmente, al final del camino, se demostrará la verdad:

  • Que el Bitcoin no es un bien escaso y que su valor real es cero.

Gracias por compartir

Deja un comentario