¿Es buena idea invertir en oro en 2019?

Estamos ya en otro año más y el oro sigue ahí, sin pena ni gloria intentando salir de un mercado lateral de un lustro, dando tumbos entre los 1.100 y 1.350 dólares.

Un mercado tremendamente aburrido comparado con otros como las criptomonedas, la bolsa americana o incluso el precio del petróleo, todos ofreciendo movimientos significativos.

El oro, sin embargo, apenas pasa de moverse un 15 o 20% para un lado o para otro.

Parece un yoyo.

¿Nos debe preocupar este movimiento ondulante del oro?

Depende de nuestra situación.

Si tenemos todo nuestro dinero, o buena parte del mismo, invertido en oro, seguramente estaremos bastante nerviosos, porque vemos como el tiempo pasa y el metal no se acaba de apreciar de verdad.

De cualquier modo, ya deberías saber – y por si no lo sabes te lo digo – no deberías tener la mayoría de tu dinero en oro, porque como activo no es el que más beneficios nos va a reportar a largo plazo en esta sociedad de carácter inflacionario.

Empiece a negociar CFDs de oro

Servicio Plus500. El 80,6% de los clientes pierden dinero cuando hacen trading con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder rápidamente el dinero debido al apalancamiento. Debe considerar si comprende los CFDs y si puede permitirse el alto riesgo de perder su dinero

Tener una porción del capital: sí.

Recuerda lo que pasó en los años 80 y 90, cuando el oro tuvo un mercado bajista que lo llevó hasta poco más de 200 dólares.

Sin dividendos, sin renta, sin nada de eso hubiera sido una inversión ruinosa.

Esa es la realidad.

Y te lo dice un “Gold Bug”.

El oro es interesante como protector de nuestra salud financiera; como salvaguarda ante los males de nuestra era: los adalides del socialismo, que pululan por las cuatro esquinas de la tierra.

Ahora es el turno de Venezuela, pero bien podría ser el turno de otro país.

Nadie está a salvo.

Aquellos que poseían oro, o dólares, o acciones extranjeras, tuvieron una oportunidad de escapar de la locura bolivariana.

Fíjate que aquí incluyo al dólar y acciones foráneas, o incluso bonos de primera clase, como los estadounidenses o alemanes.

¿Por qué?

Pues porque Venezuela es un actor secundario del juego global.

El oro actua como salvoconducto frente al actor primario: los Estados Unidos y el dólar.

Es el salvoconducto que todos sabemos que puede echarnos una mano de verdad cuando el sistema del dólar colapse eventualmente.

Y terminará por colapsar.

Ahora bien, de poco valdría en una situación así, ¿no creen?

En un escenario como ese pueden imaginarse la depresión que ocurriría a nivel global, con aumento dramático de los socialismos y la anarquía más atroz.

Pero sí que nos daría una oportunidad de escapar a algún puerto más seguro, sin duda.

Por eso, repito, siempre hay que tener una pequeña parte del capital en oro.

¿Cómo se presenta el 2019 para el oro?

Bien, la buena noticia para el oro es que ya entramos en otro año, y a medida que van pasando los años, el precio va “acumulando energía”.

¿Qué es esto de acumular energía en el precio?

Te lo explico:

El oro es un activo que por ley indestructible está condenado a subir en precio con respecto al dólar o cualquier otra divisa fiat.

Lo mismo podríamos decir de manera contraria: el dólar o cualquier otra divisa fiat está condenada a perder cotización con respecto al oro.

Puede ocurrir que pasen muchos años, como los 80 y 90, en los que el oro tenga un mal comportamiento, pero está totalmente garantizado que en la siguiente ronda de subida – como la de 2000 a 2011 – el precio subirá de manera imparable superando los máximos anteriores.

Esto es inevitable.

Las políticas de construcción de la utopía socialista mundial hacen que esto sea una ley axiomática.

Si la cantidad de dólares, libras, yenes, euros, yuanes, etcétera, se va doblando cada x años, esta ley dice que el precio de esas divisas se tiene que devaluar.

Después de todo no son más que “trozos de papel”.

Eso lo sabemos todos.

El oro, también sabemos, no es un trozo de papel.

No.

Por el contrario, el hombre no lo puede crear de la nada, como de manera un tanto engañosa, hacían creer los alquimistas.

Volviendo a la inversión en oro en 2019

Por lo tanto, y teniendo en cuenta que llevamos ya 8 años de mercado bajista, primero, y lateral, segundo, lo cierto es que la cuerda se va tensando y ya va quedando menos para una siguiente ronda de gran apreciación del oro.

Pero no vayas tan rápido, que expertos como Jim Rogers y otros esperan que el precio del oro baje.

Y ahora te digo yo: eso es muy posible también.

De hecho bastante probable, sobre todo si una recesión dura entra en juego.

Pero lo que es seguro es que incluso si eso pasa, al final tendremos una nueva subida descomunal, o visto de otra manera, un colapso generalizado de las divisas fiat.

Luego están las divisas criptomonedas, dirán otros.

Sí, pero esos “activos humo” son otra parte de la historia.

Algunos ya sabemos que son la fase experimental para crear el gran sistema futuro mundial de transacciones electrónicas.

Eso, en teoría, deja fuera de juego al oro.

Pero la cosa no tiene por qué ser así, porque el oro si tiene una cualidad, es que es muy testarudo.

¿Será buen momento para invertir en oro en 2019?

Puede que sí.

Puede que no.

¿Cuál es tu horizonte temporal?

Buscas especular en el mercado y hacer un beneficio a largo plazo.

Entonces, déjame que te diga: lo puedes hacer, o intentar, mejor dicho, en cualquier momento.

Te deseo suerte si llegas a triunfar.

Lo cierto es que el precio del oro ha terminado el año con fortaleza, después de uno de los peores años que recuerdo jamás, con el oro cotizando de manera, o bien lateral, o bien en un mercado bajista lento pero demoledor.

“Invertir en oro” a corto plazo

inversion en oro 2019

Viendo la naturaleza del movimiento de los últimos 3 años, podemos ver claramente una especie de formación alcista, con mínimos cada vez mayores, empezando en 2016, luego con los mínimos de finales de ese año y los del 2018.

Si el patrón continúa podríamos irnos a los 1.450 dólares en este año 2019.

Ese sería un escenario uno.

Otro escenario posible sería una continuación del mercado bajista del 2013, llevando el precio a cotas más bajas, incluso por debajo de los 1.000 dólares.

Ese sería el escenario “Rogers”.

Al igual que el anterior: nada descartable.

Y luego tendríamos un escenario 3, que sería la continuación del mercado lateral sin muchos sustos.

Tampoco descartable.

¿Entonces qué hacer?

Como ves, estamos en un terreno de pura especulación a corto plazo.

Un terreno en el que la palabra inversión no importa mucho.

Aquí lo que cuenta es la sangre fría de apostar por el lado correcto del mercado y tener la suerte de que el mismo acompañe tu apuesta.

Puedes estar seguro que si el oro sigue subiendo ahí estaré para tomar posiciones alcistas.

También puedes estar seguro que si baja, sobre todo por debajo de 1.200, estaremos ahí para entrar de manera agresiva al lado del oso.

Eso es lo que tienen los mercados de corto plazo: que incluso siendo un Gold Bug, sabes que puede pasar de todo.

En cuanto si es buena idea invertir en oro en este año.

Seguro que sí.

Porque como te dije, pase lo que pase, el paso del tiempo va haciendo que cada vez sea más probable una vuelta a la senda alcista del mercado amarillo.

Si ocurriese una “catástrofe” y el precio bajase a los 700 dólares la onza, no deberías desesperar, porque en el fondo, si tienes confianza en tu criterio, sabes que se terminará por dar la vuelta y acabar subiendo a los 5.000 o más, si es que no pasa algo más gordo.

Pero también sabes que no te gusta dejar pasar la oportunidad de coste que supone dejar “aparcado” el dinero en un activo que se comporta mal durante muchos años, mientras Amazon se multiplica por 10 y Bitcoin por 100.

Eso es lo jodido que tiene el mundo de la inversión.

Por eso, repito, una pequeña fracción de nuestro capital: sí.

Aunque no pase nada, no debemos verlo como una inversión común, buscando volvernos ricos.

No, debemos verlo como una “inversión” tipo “seguro”.

Un seguro que la FED y el BCE no pueden convertir en polvo con pulsar un botón.

Otras opciones más interesantes para invertir en oro, sin duda, son los mercados de acciones mineras, pues incluso en años malos para el metal, podemos ver cómo algunas suben de manera estratosférica.

Ahora bien, cuando caen, también lo hacen de la misma manera.

Por lo que tampoco es algo que todo el mundo debiera considerar.

Solo especuladores pura sangre deben afrontar estos terrenos tan pantanosos.

Te voy a poner un ejemplo:

acciones centamin
Algunas acciones como Centamin presentan buenas oportunidades en el medio plazo

Una acción “chicharro” o “penny” como dicen los yankies, del FTSE: Centamin.

¿Ves como sube en los últimos años?

Bueno, eso no garantiza que siga subiendo, pero si sigue haciéndolo, ten por seguro que vamos a sacarle tajada.

¿Qué no hacer?

Sinceramente, no estar demasiado pendiente de las noticias de los mercados del oro, tipo:

  • “China ha vuelto a añadir toneladas de oro a sus reservas”
  • O si Rusia añade o quita no se cuantas toneladas
  • O si en la India siguen comprando

¿Pendiente? Solo lo justo y necesario.

Normalmente las noticias no son buenas señales para invertir, y mucho menos para especular o negociar en el corto plazo.

Si acaso, todo lo contrario.

¿Te gusta Preciooro.net?

Suscríbete al boletín y recibirás en tu email y en exclusiva algunas de mis operaciones en acciones, futuros o CFDs relacionados con los mercados de materias primas. Además, como no, recibe las últimas novedades.

Gracias por suscribirte. Por favor, revisa tu carpeta de spam por si el correo de confirmación llegó a la misma

Algo salió mal